Había una vez una ovejita que era conocida como la Ovejita Obediente, se portaba muy bien y siempre hacía caso a sus papás y abuelos.
Seguir leyendo